El insomnio se produce fundamentalmente por dos motivos:

1-Malos hábitos de descanso. Se cambia constantemente la hora de ir a dormir. No se establece una regularidad del sueño.
Esto es habitual en personas que cambian el horario laboral con frecuencia o en aquellos que trasnochan habitualmente.
2- Preocupaciones conscientes o inconscientes.

Las primeras se refieren a hechos puntuales que suceden en el presente y que son generadores de estrés: cuestiones profesionales, económicas, sentimentales, etc…
Las preocupaciones inconscientes son elementos introducidos en nuestra memoria en el pasado, o elementos aparentemente desconocidos y que mantienen al cerebro hiperactivado durante las horas de sueño impidiendo el descanso. Por ejemplo serían causas de insomnio: sentimientos arraigados de culpabilidad, emociones no expresadas adecuadamente en su momento, temores sobre el futuro, miedo a quedarse solo, sensación de no estar haciendo lo adecuado… Todo ello podría no ser reconocido por la conciencia pero en cambio tener activada nuestra mente impidiendo dormir.

El tratamiento en el primer caso es sencillo. Se trata de pautar y establecer una regularidad en el descanso.
En el segundo hay que explorar y liberar los contenidos inconscientes que impiden dormir.

Damian Ruiz