Saltar al contenido

Terapia psicológica para jóvenes abandonados por su padre

18 agosto, 2011
jóvenes abandonados por su padre.

Muchos jóvenes han crecido en familias desestructuradas, muchas veces con un parcial o total abandono por parte del padre. Hay infinidad de madres que han tenido que trabajar y educar solas a sus hijos, haciendo todo lo posible para hacerlo lo mejor posible.

Pero para un adolescente o un joven no es lo mismo que el padre haya fallecido, ya que siempre tiene la posibilidad de “idealizarlo” en su memoria o reconstruirlo desde sus aspectos más positivos que el padre les haya abandonado.

 

¿Por qué un padre puede abandonar a sus hijos?
Veamos los diferentes motivos por los cuales un padre se distancia de sus hijos:

Por inmadurez. Este es el motivo más generalizado, son incapaces de responsabilizarse de la paternidad. Ellos mismos son adolescentes con componentes narcisistas que necesitan su propio espacio y libertad toda la vida. Es posible que cuando los hijos son mayores y ya no le necesitan quieran acercarse a ellos, y traten de verlos de vez en cuando como si no hubiera ocurrido nada. Aquí son los hijos los que tienen que decir que hacer si permitir el contacto con el padre “reaparecido” o no.

Yo recomiendo en estos casos que se dejen llevar por lo que sienten y por lo que menos daño les va a hacer a ellos. A veces lo más práctico es cogerle el teléfono cuando llama o verle si te quiere ver pero ni llamarle nunca ni tomar ninguna iniciativa. De esta manera no se acumula odio o resentimiento pero al mismo tiempo tampoco se produce una auténtica reconciliación. Allá él con su conciencia, pero procura que la tuya no sufra.

Por conflictos con su esposa. Es decir aquellos que tuvieron conflictos con su pareja, es decir con tu madre y que se separaron de la familia completamente. En realidad es una actitud muy cobarde pero algo más perdonable que la anterior.

Porque se enamoraron de otra mujer y abandonaron a toda la familia. Estos suelen merecer el olvido más absoluto, su irresponsabilidad alcanza grados superiores a los del primer punto, porque aquellos podríamos decir que tienen cierto grado de trastorno psicológico, una mezcla de narcisismo e inmadurez, o lo que se califica psicológicamente como el “Síndrome de Peter Pan”.
Por inutilidad. Hay algunos hombres a los que se les hace muy difícil sostener a la familia, bien porque no tienen un buen principio de realidad, bien porque viven en un mundo imaginario y tienen muchas dificultades para aceptar una realidad laboral que no está a la altura de sus expectativas. Estos acaban huyendo porque la familia se les hace muy dura.

Llegados a este punto quiero hacer una aclaración, hemos de considerar “abandono” al hecho de no tener ningún tipo de contacto o responsabilidad con los hijos, no confundamos esto con separación. Hay padres separados pero que hacen todo lo posible por sus hijos aunque no vivan con ellos.

¿Qué deberías hacer si te abandonó tu padre?
Como he dicho antes depende de lo que tú sientas, pero hay algo que es muy importante que tengas en cuenta: no esperes que se arrepienta. Este sería el máximo error que podrías tener. Y si eres de los que adoptas actitudes autodestructivas: drogas, apatía, etc. como una forma de castigarle, a ver si se da cuenta, ya te garantizo que estás perdiendo el tiempo y haciéndote daño tú solo/a. Él ni se va a inmutar.

Hay que ser práctico, reclama tus derechos económicos que los tienes cuando te corresponda, piensa que es como si no hubieras tenido padre y que lo mínimo que puede hacer por ti es que compense monetariamente lo que no ha hecho anteriormente. De verdad que es lo único que les duele.

Y después si le quieres ver le ves y sino pues no pasa nada. Yo siempre defiendo la política de mínimos, que te llama pues hablas con él, que no, pues como si no existiera. Que quiere verte pues le ves y que no te dice nada pues no te preocupes.

Cualquier otra idea que tengas no hará más que amargarte porque él seguirá tan tranquilo justificándose a sí mismo, en caso de que tenga algo de conciencia, el porqué lo hizo.

Sé práctico, no le guardes rencor y piensa que en lugar de tu padre es un señor que pasaba por ahí pero que sí tiene unas obligaciones que debe cumplir, y ahí y solo ahí es donde te debes centrar.

Terapéuticamente hablando sí que es positivo, y lo digo muy en serio, que refuerces tu personalidad y tu orientación vital, puesto que, especialmente a los varones, estas actitudes paternas les puede dejar muy descolocados.

Damián Ruiz.
Psicólogo (Col.7884)
Analista junguiano (IAAP)
Barcelona.

Total Page Visits: 33 - Today Page Visits: 2